Pan Pita su historia y receta

El Pan Pita, es un tipo de Pan plano de consumo en el mediterráneo oriental, especialmente en el cercano oriente, cocido en las paredes del horno. Se caracteriza por ser un pan ahuecado el cual puede ser rellenado con todo tipo de comidas.

Etimológicamente, el nombre deriva de la palabra griega moderna πίτα, usada para designar “pastel” o “pan”.

En el antiguo Egipto el clima determinó qué se comía y qué se bebía. Padres de la biotecnología, los antiguos egipcios son considerados como los primeros en elaborar cerveza, pan y vino.

Es una de las comidas tradicionalmente búlgaras, y se sirve acompañado de miel y sal. En las bodas búlgaras se entrega a los novios, con una serie de rituales que significan igualdad y la dulzura de la vida de casados.

El pan pita es uno de los alimentos más antiguos cuyo origen se lo atribuye a medio oriente, especialmente a Egipto, siglos atrás La pita, más conocida por ser de esa especie de panes planos, también tiene sus raíces en ciertas regiones de Grecia, de la India y de África y al ser uno de los alimentos milenarios de esa región del mundo refleja muchas de las costumbres y tradiciones de algunos de estos países. En algunas culturas de África, por ejemplo, es utilizado como una especie de tenedor el cual sirve para que la comida sea llevada a la boca, en regiones más cercanas al Mediterráneo en cambio se usa como una especie de platillo que sostiene y soporta el resto de los alimentos. Al mundo occidental llegó en la era moderna con las primeras invasiones europeas a estos países, sin embargo su popularidad alcanzó su tope máximo a mediados del siglo pasado cuando empezó a utilizarse en países de Europa y Norte América como sánduche, es decir, como un tipo bolsillo el cual se rellenaba con distintos ingredientes. Ahora es muy común que este pan esté en las comidas o que se sirva como entrada, ya sea con las típicas salsas árabes como el Tajine de garbanzos o Hummus o con otro tipo de preparación y de relleno. Pita es su nombre occidental, si se visita otros países como Turquía o Arabia habría que denominarlo Pide o Khubz respectivamente. Este pan, al igual que el Baguette en Francia, se considera típico de la región y el día a día de cada uno de sus habitantes está acompañado por su sabor. En Grecia se come con queso, con espinaca y papas, en Yugoslavia se sirve acompañado de carne y en Bosnia especialmente en las fiestas del mes de Ramadan se rellena con huevo. En Bulgaria, ya bajo una tradición más europea, sólo se come en ocasiones especiales ya sea para nochebuena o como homenaje a un visitante para darle la bienvenida, en ese caso se sirve con miel. En países de Latinoamérica se popularizó durante la fuerte ola de inmigración árabe y libanesa a principio del siglo XX, sobre todo en la costa norte de Colombia donde sirve de acompañamiento para comidas típicas como el kibbe, arroz con almendras o la panocha dulce barranquillera.

Receta

Ingredientes

500 g. de harina de trigo (podemos usarla integral)

30 g. de levadura prensada o de panadería.

1 cucharadita de sal marina sin refinar.

1 vaso de agua templada.

1 cucharada sopera de aceite de oliva (podemos usar también el que tengamos)

Elaboración del pan de pita

Amasar todos los ingredientes juntos hasta lograr una masa fina y homogénea. Es importante que tanto nuestras manos como la superficie sobre la cual estemos amasando estén siempre enharinada para que no se pegue la masa.

Dividiremos la masa o bola resultante en bolas de unos 50 gramos. Las volvemos a amasar un poco cada una y las dejamos reposar unos 30 minutos.

Aplastaremos y estiraremos cada bola hasta conseguir una tortilla o tortita redonda de unos 20 centímetros.

Las colocaremos sobre una tela enharinada (para que no se enganchen) y las dejaremos reposar hasta que alcancen, más o menos, el doble de su volumen inicial.

Las pondremos al horno, previamente calentado a unos 220 grados, sobre una bandeja ligeramente aceitada (para que no se peguen) durante unos 10 minutos. Durante la cocción veremos que se hinchan un poco. Al sacarlas se deshinchan y quedan ligeramente huecas por el centro.

Nuestro consejo

Si las vamos a hacer para comer recién hechas es conveniente guardarlas entre paños limpios para mantener el pan de pita caliente y tierno.

Para comerlas hemos de hacer un corte o escisión en un lado y dentro podemos poner desde queso, a mermelada, paté de garbanzos (humus), paté vegetal… en fin cualquier alimento que nos guste.

Si hacemos muchas se pueden congelar y siempre tendremos a mano este delicioso pan de pita.
En muchos comercios ya las venden prácticamente hechas (precocinadas) A menudo sólo hay que hornearlas o ponerlas en la tostadora unos minutos. Si antes las humedecemos ligeramente con agua aún quedarán todavía más crujientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s